Se condena a los inocentes

Las arbitrariedades de la Contraloría han golpeado a muchas personas. Los mensajes son además una voz de protesta a nombre de tantas víctimas.

Por: Alberto Donadio

Un informe técnico lo exonera. Pero el exembajador y exgobernador Fernando Panesso Serna fue, de todos modos, blanco de un fallo fiscal por 19.000 millones de pesos. La pasada columna contó esa injusticia. Esta trae una muestra de los mensajes de solidaridad que recibió Panesso Serna.

Las arbitrariedades de la Contraloría han golpeado a muchas personas. Los mensajes son además una voz de protesta a nombre de tantas víctimas. Hay que confiar en Émile Zola: “Repito con la más vehemente convicción: la verdad está en camino, y nada la detendrá”. // José Fernando Isaza: Muy clara y contundente la columna de Donadio. Es una gran injusticia en lo que te metieron.// Enrique Peñalosa: Hola, querido Fernando, toda mi solidaridad. Le mando un abrazo! // Germán Santamaría: Muy buena, muy clara y justa la columna de Donadio. Pone en contexto y en evidencia toda esta injusticia de la supuesta justicia de la Contraloría. Ojalá pronto se anulen esas medidas absurdas y queden en claro la verdad y la razón para una vida de trabajo y rectitud humana.

// Ramiro Osorio: Suscribo la opinión de María Ángela Holguín y doy fe de tu intachable trayectoria pública y de tu inmenso amor por Colombia. // Óscar Domínguez Giraldo: Dios Santo, como diría mi mamá Genoveva. No sabía de este lío. Pero queda claro que el señor embajador es una persona íntegra. Si lo dice el implacable Donadio, esposo de otra persona sin tacha, Silvia Galvis, póngale la firma. Una absolución de un periodista tan serio y estudioso como Donadio vale más que la absolución de diez papas uno encima del otro. // Juan Carranza: Mi querido Fernando, el sábado a mediodía recibí la revista y a las 4 te remití un WhatsApp que resume mi opinión sobre la columna y tu caso. La columna te hace justicia, no tanto para el que la lee, sino por quien la escribe, que tuvo que investigar mucho para asumir un tema tan delicado y actual como es el de las EPS. // Ángela María Orozco: Las locuras de nuestro país que hacen que cada día sea más difícil que gente decente e íntegra como Fernando acepten ser funcionarios públicos. Se condena a los decentes, mientras que los que de verdad llevan años abusando del presupuesto del Estado siguen como si nada. // Víctor G. Ricardo: Mi solidaridad contigo ante esa canallada. ¡¡¡¡No hay derecho!!!! Leí el artículo de Alberto y me parece de la mayor justicia. // Alejandro Ordóñez Gallego: ¡Qué coraje! ¡Qué indignación! ¡Qué impotencia! Como dice el bestseller de todos los tiempos: “Los hijos de las tinieblas son más sagaces que los hijos de la luz”. // Serafín Duque: Fernando, te conozco desde que éramos unos muchachos y puedo dar fe de tu honestidad y sacrificio por nuestro país. Hoy, mientras empapelan y acusan a personas como tú, los bandidos se pasean por las calles con total impunidad.

// Gilberto Sanclemente: Qué espanto este proceso absurdo contra Fernando Panesso Serna. Toda mi solidaridad con Fernando, honorable y digno en todas sus actividades. // Hernán González: Hay personas a las que es innecesario recordarlas o mencionarlas como íntegras, pues su vida entera es el mejor testimonio de ellas mismas. Tú eres una de esas personas y por eso indigna encontrarse un fallo fiscal como ese. Un exabrupto por donde se le mire. Donadio ha hecho un trabajo impecable demostrando cómo en este y otros muy mediáticos casos se utilizó a la Contraloría para crear una imagen de eficiencia en la gestión que sirviese posteriormente a unos intereses políticos evidentes. // María Isabel Silva: No hay derecho que la justicia siga birlando y causando daños inconmensurables a quienes, como Fernando Panesso, lo han dado todo por su país, en su trabajo y en el sector público.

// Andrés Escobar: El motivo de mi mensaje no es darte ideas jurídicas, sino apoyo moral. Tengo absoluta claridad y confianza en todo lo que hiciste en este caso de la EPS y en otros, porque es una forma de ver la vida y el servicio público que tanto nos gusta y nos hace sufrir. // Gilma de los Ríos Z.: Admiro tu entereza para afrontar momentos tan difíciles. Me parece increíble que no hayan sabido mirar tu alma. // Fernando Rey Cubillos: Quienes te conocemos nos sentimos perplejos, con la cabeza a dos manos por semejante desatino de parte de la Contraloría. En buena hora el escrito de Donadío inyecta a la opinión pública la verdad clara y sucinta alrededor de tu intachable e incuestionable vida al servicio de nuestra nación. // Jaime Aristizábal: Fernando, comparto y más el artículo y el concepto de la ministra Holguín. // Julián Jiménez: Este fallo es injusto para un hombre probo como Panesso, qué duro es servir de manera honesta a nuestra patria; por ello, hoy el Estado se pierde que gente buena como Panesso llegue a aportarle al país. //